Taller de Prototipado y Cierre de Co-Diseño (07/11/21). Foto: Rodrigo Razquin/Movés.

Para el año 2050 se estima que dos tercios de la población mundial residirá en ciudades, tendencia a la que Uruguay no está ajeno y quienes habitan Ciudad de la Costa conocen de cerca. ¿Cómo lograr intervenciones urbanas que permitan recoger aprendizajes para transformar nuestras ciudades hacia el futuro? ¿Qué podemos aprender del co-diseño urbano junto a vecinas y vecinos? 

Mejorar la inclusión y sostenibilidad de nuestras ciudades requiere repensar la forma en que el espacio urbano se diseña y desarrolla. ¿Qué mejor escenario para aprender que en Ciudad de la Costa? Un entorno vivo en permanente crecimiento, con una gran movilidad de personas, que mantiene desde sus orígenes la afinidad con la vida al aire libre, como ilustra Leticia Canella en su libro Procesos de construcción de identidad y patrimonio en el área metropolitana Ciudad de la Costa. Según Canella, esta afinidad motivó además el desarrollo de una identidad local preocupada por el entorno, que se expresa en la aparición de comisiones para el cuidado del ambiente. 

TuCalle es un proceso compartido, una iniciativa implementada en conjunto por el Gobierno Departamental de Canelones, el Municipio de Ciudad de la Costa, Movés (Proyecto GEF, implementado por PNUD y ejecutado por el Gobierno Nacional) y el PNUD en Uruguay. El propósito fue resolver desafíos de accesibilidad en Ciudad de la Costa mediante el urbanismo táctico, metodología que guió el proceso para diseñar una intervención urbana temporal y escalable en conjunto con la ciudadanía. 

Luego de nueve meses de trabajo, podemos compartir que TuCalle, un proyecto diseñado y ejecutado con las personas en el centro, nos ha permitido demostrar que es posible apostar a procesos de participación ciudadana sostenidos en el tiempo en pro del bien común.

Instancia Participativa con colectivos y personas que circulan en bicicleta, skate, rollers o similar en la zona (17/10/21). Foto: Rodrigo Razquin/Movés.

Luego de un inicio de diagnóstico y planificación conjunta entre las organizaciones, se avanzó hacia el mapeo y observación participante del territorio para identificar desafíos concretos. Así se pudo desembocar en un proceso participativo que incluyó siete encuentros para problematizar, idear, co-diseñar, prototipar y ejecutar una intervención urbana que hiciera partícipe a la niñez, la vecindad, distintos colectivos y personas técnicas de la Ciudad de la Costa.

Instancia participativa, calle abierta con escolares y testeo de nuevos usos de la calle (15/10/21). Fotos: Rodrigo Razquin/Movés.

La intervención incorporó tres soluciones innovadoras para la ciudad; ideadas, diseñadas y ejecutadas por las personas que se involucraron en las instancias participativas:

  1. Calle inclusiva para la movilidad activa: dividida en una senda exclusiva para peatones y la calzada de tránsito mixto con prioridad ciclista y velocidad máxima de 30 km/h.
  2. Ciclovía-paseo: tramos unidireccionales en ambos lados de un canal para disfrute exclusivo de bicicletas, patines y similares.
  3. Intersección segura y accesible: se ordenó la circulación para mejorar la seguridad vial y la accesibilidad a una plaza construyendo un gran espacio peatonal diseñado a partir de dibujos que escolares hicieron sobre su barrio, unido a siete cruces y sendas peatonales.
Componentes de la intervención final de urbanismo táctico. Foto: Rodrigo Razquin/Movés. Fotomontaje: Noelia Botana.

Si bien fueron muchos los aprendizajes que fuimos incorporando como Laboratorio de Aceleración (Lab) en este proceso, destacamos los siguientes:

  1. La participación ciudadana efectiva lleva tiempo. No basta con convocar y consultar a la ciudadanía para involucrarla, se precisa tiempo y esfuerzo para diseñar y ejecutar instancias en que las personas y colectivos sean realmente partícipes y puedan visualizar materialmente el impacto de su participación. De esta forma, derribamos el mito de que las personas no quieren participar en procesos medianamente largos, particularmente, si se trata de temas que impactan su vida diaria como la movilidad y los espacios públicos.
  2. La cooperación es clave para la innovación pública. De alguna forma a lo largo de todo el proceso hubo representación de la ciudadanía, municipio, gobierno subnacional, gobierno nacional y del PNUD. Esto permitió apuntalar el proyecto, dotándolo de robustez mediante sinergias de esfuerzos y saberes entre las distintas organizaciones.
  3. El rol del Laboratorio como articulador de aprendizajes. Cada vez que desde el Lab planificamos un ciclo de aprendizaje nos imponemos tres máximas que guíen nuestro camino: conectar, aprender y compartir. Durante todo este proceso, el Lab ofició de articulador: al planificar co-creativamente el proyecto con Moves y el equipo de la oficina del PNUD en Uruguay, involucrar y trabajar en conjunto con los gobiernos, traer nuevas voces y metodologías sobre la mesa, acompañar y co-diseñar cada instancia de participación y ejecución con las personas.

Los próximos pasos de este proyecto serán evaluar la intervención a lo largo del tiempo y su posible replicabilidad en otros lugares del país. Te invitamos a esperar nuestros siguientes blogs para saber más de TuCalle, una forma de construir ciudad en comunidad.

 

Leer blog en inglés

 

---

*El uso genérico del masculino que se utiliza en este blog responde a la intención de simplificar la redacción y disminuir la sobrecarga en la lectura. Por lo tanto, de ninguna manera pretende constituir una discriminación entre mujeres y varones, lo cual es una preocupación para este equipo de trabajo.*

Icon of SDG 11 Icon of SDG 17

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Uruguay 
Ir a PNUD Global