Foto: PNUD/Pablo La Rosa

 

El Protocolo de Nagoya es un tratado internacional cuyo objetivo es promover la participación justa y equitativa en los beneficios derivados del uso de los recursos genéticos[1].

Uruguay adhirió al Protocolo en octubre de 2014, y en 2016 publicó su Estrategia Nacional de Biodiversidad, en cuya meta 16 se establece que para 2018 se alcanzarán acuerdos para el desarrollo del marco regulatorio nacional del acceso y la conservación de recursos genéticos, en consonancia con los tratados y acuerdos internacionales asumidos por el país.

El proyecto global del PNUD sobre Acceso a los recursos genéticos y participación en los beneficios (ABS por sus siglas en inglés) es financiado por el Fondo para el Medio Ambiente Mundial y está siendo implementado en 23 países de todo el mundo.

Esta iniciativa procura documentar los conocimientos tradicionales de agrupaciones de descendientes indígenas y comunidades locales y apoya el desarrollo de un marco legal para implementar normas que garanticen la aplicación del protocolo y promueva la asociación entre distintos actores del gobierno, la sociedad civil, el sector privado e instituciones de investigación.

En Uruguay el proyecto es liderado por la DINAMA/MVOTMA [2]. Como uno de los resultados más destacados del proyecto, una resolución ministerial del 2018 estableció un régimen provisional de acceso a los recursos genéticos y se aprobaron los procedimientos necesarios para requerir el acceso a los mismos ante las autoridades competentes.

Por otra parte, se están inventariando los usos y conocimientos tradicionales asociados con los recursos genéticos. Asimismo, se están llevando adelante una serie de investigaciones sobre el uso de las hojas de Pitanga como posible agente quimioterapéutico contra el cáncer de colon, el uso de especies de la flora nativa como antioxidantes, y la valorización de los recursos genéticos y las cadenas de valor relativos al acceso y participación en los beneficios de estos recursos.

Nueva publicación

Como producto del proyecto global de PNUD y para su presentación en la decimocuarta reunión de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Biodiversidad (COP 14, Egipto, noviembre de 2018) se publicó el documento ABS: Recursos genéticos para el desarrollo sostenible.

Esta publicación revela el potencial de los recursos genéticos para desarrollar nuevos productos para la agricultura, la protección de cultivos, productos farmacéuticos y medicamentos entre otros usos. Recopila iniciativas de 27 países ofreciendo una visión de las complejidades de las historias de biodescubrimiento y el papel de los actores locales en el desarrollo de leyes y políticas nacionales que facilitan el acceso a los recursos genéticos y aseguran que los beneficios son compartidos entre los usuarios y proveedores de los recursos.

En el capítulo de Uruguay se presentan los esfuerzos que el país está haciendo a nivel nacional y territorial para generar beneficios para las comunidades locales y la salud de la población mediante el uso de flora nativa.

Descargar publicación global

Descargar capítulo sobre Uruguay (español)

Descargar capítulo sobre Uruguay (inglés)

 

[1] Se refiere al material genético de valor real o potencial, que puede ser de origen vegetal, animal o microbiano como las plantas medicinales, los cultivos agrícolas y las razas animales. Fuente: OMPI (http://www.wipo.int/tk/es/genetic/).

[2] *Proyecto 5381 Proyecto Global ABS PNUD/GEF “Fortalecimiento de recursos humanos, marco legal y capacidades Institucionales para la implementación del Protocolo de Nagoya”

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Uruguay 
Ir a PNUD Global