Agencias de desarrollo económico local de Uruguay y País Vasco intercambian experiencias para generar nuevas estrategias de cooperación

04-may-2018

Foto: Nicolás Remedi

Con el objetivo de conocer estrategias de desarrollo económico en País Vasco/Euskadi y fortalecer vínculos que posibiliten relaciones comerciales, del 18 de abril al 11 de mayo la Red de Agencias de Desarrollo de Local de Uruguay (RADEL) mantiene una serie de intercambios con la Red de Agencias de Desarrollo del País Vasco (GARAPEN). Estas activiadades cuentan con el apoyo de Uruguay XXI y el PNUD Uruguay,  a través del Programa ART.

Nicolás Remedi Rumi, integrante de Salto Emprende y representante de la RADEL en esta experiencia, analiza los desafíos y oportunidades que surgen a partir de estos encuentros.

¿Por qué País Vasco?

El País Vasco representa un ejemplo de cómo lograr transformar un ecosistema productivo para que esté absolutamente ligado a políticas de innovación tecnológica. Euskadi es, actualmente, una de las economías más dinámicas de Europa, característica que logro a partir de un proceso de reconversión industrial liderado por su gobierno a inicios de los ´80.

El pasaje del denominado “Bilbao negro” —caracterizado por la presencia de industrias de altos hornos que perdieron paulatinamente competitividad y con ello la convergencia en un declive económico y social de la región— llevaron al inicio de este proceso en el que participan el sector público, las gremiales empresariales, la comunidad académica, trabajadores organizados y la oposición política.

Más allá de factores de competitividad como la ubicación estratégica —entre Francia y España—, o la presencia de una importante mano de obra calificada, los principales elementos que describen de mejor manera al Modelo Vasco de desarrollo económico son: la priorización de cadenas de valor, la búsqueda del crecimiento del tamaño de las empresas, la visión y vocación industrial, el emprendimiento como palanca de transformación y la inter-institucionalidad multi-nivel en pos de la mejora de la competitividad.

Priorización de cadenas de valor

Saber decir “ez”, es saber decir no en euskera. Entre el norte de España y el suroeste de Francia, el euskera es la lengua que se habla y se condice con lo que históricamente era llamada la región de Euskal Herria. El saber decir no y establecer así prioridades, es quizás la mejor manera de resumir la una de las virtudes que han tenido los protagonistas del desarrollo económico en País Vasco a lo largo de los últimos 30 años.

Si bien todo el entramado productivo es importante, la escasez de recursos y la búsqueda del liderazgo global en algo han llevado a que las agendas de competitividad tengan foco en los ámbitos en los que se tiene una verdadera ventaja competitiva frente al resto de los países. De manera específica, la energía y la fabricación aditiva son los ámbitos estratégicos que se plantean desde la estrategia de especialización llevada adelante desde el Gobierno Vasco.

Visión y vocación industrial

La necesaria transformación económica que experimenta Euskadi, en la retrospectiva no lo aleja de su cercanía con el sector industrial. No obstante, el cambio de época que se plantea con la globalización ha llevado a que se pase de un modelo antiquísimo y sin vigencia, fundamentalmente por la pérdida de competitividad, por otro que tiene como visión ubicarse en la vanguardia de la Industria 4.0 a nivel mundial.

La elección por parte del G-20 empresarial en Bilbao, País Vasco, en marzo de este año, como punto de encuentro para discutir la hoja de ruta que llevarán las mayores economías del mundo sobre Industria 4.0 en la Cumbre del G-20 a realizarse en Buenos Aires, llevan a argumentar que estos esfuerzos han generado resultados satisfactorios en este sentido.

El crecimiento del tamaño de las empresas

Es importante apoyar a la pequeña empresa. Sin embargo, es fundamental guiarla para que deje de serlo y se convierta en mediana. La génesis de esta filosofía de apoyo empresarial tiene como raíz las denominadas Mittelstand alemanas.

Otro elemento no menor dentro de la estrategia llevada adelante es la búsqueda del crecimiento del tamaño de las empresas, en base al número de empleados, principalmente. Más allá de la dinamización de las economías a través de la disminución del desempleo, hacer crecer el tamaño de las empresas lleva a que puedan invertir mayor presupuesto en I+D, como también a contar con mejor escala para internacionalizarse.

El emprendimiento como palanca de transformación

La mejora de los niveles de competitividad se logra a través de la modernización de los tejidos productivos, como también con el fomento de la actividad emprendedora. La presencia de decenas de programas de aceleración corporativa basados en la creación de innovaciones –soluciones nuevas con valor- para industrias puestas en marcha por start ups nacionales e internacionales, es quizás una de las mayores apuestas en materia de promoción del emprendimiento dinámico.

De igual modo, el fomento del emprendedurismo es algo de lo que tanto el sector público como privado, la clase política y la comunidad académica tienen convicción, –también denominado “emprendizaje”- y a través de éste el autoempleo, se lleva adelante desde diferentes ámbitos institucionales, viveros empresariales, parques tecnológicos y centros de empresas, con la finalidad de crear nuevas empresas y con ello, dinamizar las economías locales.

La sinergia interinstitucional

Buscar acuerdos mínimos de colaboración es imperativo. Evitar la superposición de esfuerzos y trabajar en la existencia de los vacíos interinstitucionales, alineando planes de desarrollo económico y presupuesto, ha sido una de las metas que se había trazado inicialmente el Gobierno Vasco a través de la Sociedad Para la Reconversión Industrial (SPRI).

Esta mesa en la que participan varios actores, muy heterogéneos, fue posible por el  fomento de espacios de gobernanza y de diálogo. La visualización de los programas de vinculación tecnológica empresa-academia para conectar mano de obra calificada con empresas, los ámbitos de coordinación entre el sector público y las gremiales empresariales para fomentar la internacionalización, son apenas algunos ejemplos de que la sinergia es posible, pero más que nada, necesaria.

A modo de conclusión

Queda claro que no es posible adoptar todo y “tirarlo en paracaídas” sino que el verdadero desafío para Uruguay será saber adaptar las buenas prácticas que se vienen llevando adelante en Euskadi. Un ejercicio de benchmarking podrá traducirse en un nuevo granito de arena en el proceso de construcción de desarrollo económico local.

Son varios los denominadores en común que nos unen como país al caso vasco. Sin embargo, uno de ellos es probablemente el más importante: la presencia de una Comunidad Vasca, fruto de la inmigración, que favorece la continuidad, el fortalecimiento y la generación de nuevas redes entre Uruguay y País Vasco.

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Uruguay 
Ir a PNUD Global

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tobago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe